¿Qué es la escritura de la naturaleza?

¿Qué es escritura de naturaleza?
Foto: Nikola Radojcic / Unsplash

¿Qué es la escritura de la naturaleza?

Por: José Borges

¿En qué se diferencia de la escritura del medio ambiente?

Fácilmente, uno puede confundirse entre un escrito acerca de la naturaleza y otro que toma el medio ambiente como tema. En el uso cotidiano, los términos son casi intercambiables, pero hay una diferencia marcada entre ambas. ¿Cuál es la clave para diferenciar entre qué es escritura del la naturales y qué es escritura del medio ambiente?

Un texto de la naturaleza se define como apreciar los bosques, las montañas y el paisaje natural.
FOTO: Gift Habeshaw / Unsplash

¿Qué es escritura de la naturaleza?

Cuando nos preguntamos qué es un texto de la naturaleza lo asociamos de inmediato con el entorno verde que nos rodea. En pocas palabras, es escribir con un ojo de apreciación hacia la Naturaleza, con mayúscula. Un ejemplo de un escritor que trabajó con este tipo de escritura sería Henry David Thoreau, el escritor estadounidense del siglo XIX conocido por Walden, un libro que es una reflexión acerca de la vida sencilla, sin complicaciones de la sociedad, en un bosque.

La escritura de la naturaleza es una manera de cuidar el medio ambiente.

Para escribirlo, el autor se trasladó a las orillas del lago Walden en el estado de Massachussets por dos años, donde vivió una vida rústica en medio del bosque. El libro observa y reflexiona acerca del entorno solitario en el que estuvo por esos dos años. Contiene muchas observaciones del ambiente natural por el que estaba rodeado, al igual que las dificultades y contrastes de vivir allí, en comparación con la “civilización”, por así decirlo. Otros escritores de la época que se destacan por este tipo de escritura son John Burrough, John Muir y Ralph Waldo Emerson.

Define lo que es escritura del medio ambiente
Foto: Shelby Miller / Unsplash

Thoreau no es el único ejemplo de este tipo de escritura, sin embargo. Desde el siglo XVIII, durante el movimiento artístico del Romanticismo, la naturaleza era objeto de admiración, que se manifestaba en obras de teatro, poesía, prosa y música. Sin embargo, durante este movimiento literario, la belleza de la naturaleza era lo que más llamaba la atención. Tal vez uno podría remontarse al periodo artístico anterior, la Ilustración, como un principio al escrito de la naturaleza, esta vez con un ojo más clínico. Claro, desde el origen de la literatura podemos encontrar ejemplos de escritos cuyo tema gira en torno a la naturaleza de maneras distintas.

Le educación ambiental es importante para la conservar el medio ambiente.
FOTO: Margaret Jaszowska / Unsplash

El escritor, editor y profesor Thomas J. Lyon, en su libro Una taxonomía de la escritura natural, propone ciertas pautas a seguir para que un escrito se le considere incluirse bajo ese subgénero. Él primero divide el tema en tres categorías generales: información sobre la naturaleza, respuestas naturales acerca de la naturaleza y la interpretación filosófica de la naturaleza.

Un escritor de la naturaleza siempre lleva su libreta de campo.

Los tipos de escritos que ayudan a ilustrar su opinión se dividen en guías de campo, ensayos sobre historia natural, divagaciones, reflexiones acerca de la soledad y la vida silvestre, escritos de viajes y aventuras, estampas de la vida campesina y ensayos acerca del rol del hombre en la naturaleza.

Los libros de la naturaleza promueven la educación ambiental.
FOTO: Jens Johnsson / Unsplash

A diferencia de otros textos como novelas, poesía o teatro, Lyon sugiere que este tipo de escrito de la naturaleza no debe ser ficción. A la vez, el tema no debe tratarse como un tratado científico o meramente observacional, sino que se abre a la inclusión de pensamientos y opiniones, basados en los hechos observables. Es decir, puede y debe existir un componente filosófico en estos escritos.

Los textos de la naturaleza son reales, no son ficción.
FOTO: Matthew Payne / Unsplash

¿Qué es la escritura del medio ambiente?

Existen dos diferencias fundamentales entre este tipo de escritura y la mencionada anteriormente. La primera es que este tipo de escritura trata del medio ambiente, que es, a diferencia de la naturaleza, el espacio en que vivimos en este planeta Tierra. Aunque suena semejante a lo que se considera Naturaleza, el medio ambiente la incluye, por supuesto, pero también cubre temas como la energía, las políticas y las actitudes que la humanidad ha adoptado en torno a lo que nos rodea y los efectos de nuestra convivencia en el planeta en relación con el agua, la flora y la fauna, entre otros.

La escritura del medio ambiente es una forma de educación ambiental.

El interés primordial es mostrar o suponer cómo el medio ambiente se afecta con las acciones de los seres que lo habitan. Y cuando mencionamos seres realmente hablamos de la humanidad, cuyas acciones a través de los siglos han causado cambios extremos en el mundo.

¿Qué es escritura de la naturaleza?
Foto: Doug Robichaud / Unsplash

La segunda diferencia es que la ficción también puede trabajar con este tema. En muchos casos, el efecto de incorporar los miedos y las especulaciones dentro de una historia ficticia puede ser más efectiva a la hora de crear consciencia acerca de un problema. Oryx and Crake, de Margaret Atwood, utiliza la ciencia ficción para especular acerca de un mundo luego de una horrible plaga causada por la humanidad.

Al leer escritos sobre el medio ambiente y desarrollar una conciencia ecológica se puede contribuir a evitar la contaminación mundial

Por otro lado, John Steinbeck utilizó el histórico Dust Bowl para ambientar su famosa novela The Grapes of Wrath. El llamado Dust Bowl se refiere a las tormentas de polvo que se formaron en los años 30 en los Estados Unidos debido a la manera en que se trabajaba el terreno para fines agrícolas. Ello causó sequías que forzaron a una cantidad de campesinos a abandonar sus hogares y migrar hacia el oeste.

En los talleres de escritura creativa puedes aprender a escribir sobre el medio ambiente.
FOTO: Debby Hudson / Unsplash

No obstante, la ficción no es la única manera para trabajar la escritura del medio ambiente. Artículos periodísticos, tutoriales, comunicados de prensa y copywriting, entre otros, también se contemplan como maneras de ejercer la pluma con el tema. El periodismo es capaz de informar al público acerca de asuntos ambientales. Los tutoriales ayudan a enseñar maneras de conservar y restablecer el medio ambiente. Los comunicados pueden alertar acerca de medidas que toman las comunidades para amedrentar los efectos de la humanidad en su entorno. La publicidad ayuda a adoptar productos que pueden ayudar a conservar el medio ambiente.

Al igual que la escritura de la naturaleza, la escritura del medio ambiente incluye nuestro entorno.
FOTO: Nick Morrison / Unsplash

Ambas manifestaciones de la escritura son iguales de válidas, por supuesto. En una sociedad que se deja llevar demasiado por las narrativas que se establecen por los gobiernos y los medios de comunicación, estas dos formas de escritura pueden servirnos para informarnos. Además funcionan para crear consciencia del mundo en que vivimos y el que les heredaremos a nuestros descendientes. Si te anima el tema, ármate con un bolígrafo o computadora y arranca a escribir.


 

 

 

 

JOSÉ BORGES es autor de cuentos, novelas, reseñas literarias y obras de teatro, y uno de los primeros egresados de la maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón. Es autor de las novelas Esa antigua tristeza (2010) y Fortaleza (2013).  En 2018, la editorial SM publicó su novela juvenil Las últimas horas de Otí. También el cuento “Las botas de hule rojas”, en la antología Cápsulas del tiempo, que contiene cuentos relacionados con el huracán María.

Sus escritos han aparecido en los principales periódicos, revistas y antologías de Puerto Rico. «Santurtzi», “El otoño final”, «Como en París», «Tres meses con Gary» y “Langosta blanca” son algunos de sus cuentos más elogiados. Con “El cuarto jinete”, ganó el primer lugar en el Segundo Campeonato Mundial del Cuento Oral.

Borges se desempeña, además, colaborador independiente por su cuenta y para casas editoriales, ofrece talleres de redacción y de narrativa, y es creador del podcast “In media res”, en el que entrevista autores de habla hispana acerca de sus obras más recientes.

Comparte este artículo: