PERÚ

El Valle Sagrado de los Incas

Las mujeres llevan las trenzas largas bajo los sombreros, como lo hacían sus antepasados. En las próximos pueblos que visitamos noté que se repetía el uso de sombreros, pero con diferente forma.

Leer Más

Cusco y el puma

Luego del viaje por la ruta del sur, estábamos exhaustos.  Llegamos al Hotel Casa Andina Catedral donde nos recibieron con más té de coca.  Ya habíamos estado en Puno, cuya altitud es mayor que en Cusco.  Inclusive, estuvimos en La Raya, que es aún más alto que Puno.

Leer Más

Inmersión en el Amazonas

Ya avanzada nuestra travesía notamos una silueta que nos seguía de cerca… en cuestión de minutos se acercó a nosotros un caimán negro que debería medir casi unos tres metros de largo.

Leer Más

Por la ruta mágica del sur

Grandes vendedores, que por medio de sus destrezas de mercadeo nos persuadían para que le compráramos alguna artesanía. –Para usted, por su cara bonita, solo veinte soles –decía uno.  Luego de escucharlo repetir la misma frase, aumentando el grado de belleza, ¿quién se podía negar? 

Leer Más

Taquile y los códigos de convivencia

Nos llamó mucho la atención el código moral en el que se basa la sociedad taquileña.  Los habitantes de esta isla se rigen primeramente por el deber del trabajo colectivo y por las leyes Incas: «Ama sua, ama llulla, ama quella» (no robarás, no mentirás y no serás perezoso).

Leer Más

Las islas flotantes de los uros

Un nuevo día en Perú, esta vez en islas flotantes con placas solares.  Nuestras andanzas por este país Suramericano nos llevaron hasta el lago Titicaca, allí nos detuvimos en el archipiélago de las islas flotantes de los Uros. 

Leer Más

La riqueza sabia de Perú

Fue un despertar. Todo comenzó en el vuelo que tomamos de Lima hacia el aeropuerto de Juliaca; hay que volar a Juliaca para luego ir en autobús hasta Puno. Éramos muy pocos turistas en el avión, la mayoría de los pasajeros eran nativos.  Al entrar, observé a una diminuta anciana sentada en las primeras butacas.  La humildad que emanaba de sus arrugas y la dulzura que afloraba por las pupilas me conmovió enormemente. 

Leer Más

Lima, entre páginas pintadas de gris

El avión comenzó a descender, por la ventana se veían las montañas de los Andes conquistando las nubes. Ya más cerca de la línea de aterrizaje, a pocas millas de la costa, la imagen como de revista National Geographic: casi veinte barcos cargueros anclados uno cerca del otro.  Las embarcaciones adornaban el azul verdoso del mar con sus colores rojo, amarillo y violeta. En la orilla, a una distancia considerable, se veían edificios de dos y tres pisos pintados en tonos rosado, anaranjado y verde; como los brillantes aretes que engalanan el rostro de una adolescente.

Leer Más